Mas alla de la noticia|Friday, December 14, 2018
You are here: Home » Opinión » Mal o buen carácter…

Mal o buen carácter… 

William Tello

Por: William Tello.

En muchas ocasiones decimos qu
e las personas deben tener carácter, pero en otras decimos que es detestable tratar con personas de mal carácter. Es decir que debe haber una media entre las rabietas y la razón ponderada. Pero estos conceptos se agrandan o magnifican cuando se trata de personajes públicos y peor aun cuando se trata de representantes de la comunidad o de un País. En Latinoamérica hemos tenido bastante de esto, tanto de personajes con carácter como de otros a los que les hace falta carácter. En el caso de Venezuela por  ejemplo vimos uno que pasaba por encima de la firmeza y el carácter y terminaba en una diatriba espantosa con malas palabras y hasta tomando decisiones que después no podía recomponer y las mantenía aún a costa de las consecuencias. Ese fue el caso del finado Hugo Chávez que todos conocimos y que acostumbró al mundo entero a sus salidas de tono. Ahora está en el poder una mala copia de Chávez, que trata de parecerse al anterior mandatario pero que la ignorancia lo atropella hasta en las cosas más sencillas de la vida cotidiana. A este que le habla el pajarito no sabría ni siquiera como calificarlo, pues hay tantos calificativos que le cabrían como títere, payaso y muchos otros más, pero de la fuerza y elevación de ánimo natural, de la firmeza y energía que definen el carácter como que no encaja. Y es que no es posible encajarlo en algo a lo que no pertenece. A este le falta la definición completa del carácter pues ni siquiera se acerca. Porque el pajarito le dice que tome una decisión y después le dicen que esa no era la adecuada o quizá la autorizada y entonces la echa para atrás de una manera olímpica; como cuando dijo en pleno discurso en la plaza pública que estaba de acuerdo en que se realizara el reconteo voto a voto de cada una de las urnas electorales. Me imagino que le deben haber dicho, pero como se le ocurre decir eso si usted perdió, como se va a comprometer al conteo, usted debe reacomodar semejante metida de patas. Y así fue, salió y trató de arreglarlo creyendo que nadie se había dado cuenta de lo que estaba haciendo. Por estos días dizque el pajarito se le volvió a aparecer, pero algunos dicen que el pajarito dizque es colombiano y que probablemente sea el mismo pajarito que lo vio nacer en territorio colombiano. Este tema de la nacionalidad seguirá dando de qué hablar, aunque a estas alturas ya se deben haber tomado las medidas necesarias para evitar que la verdad salga a flote. Pero de los que no califican pasamos a uno que califica más de la cuenta y este sí que ha sido definido como el de mayor carácter, no solo a nivel nacional sino internacional; hablamos de Álvaro Uribe Vélez, el ex presidente colombiano. Uribe no ha sido santo de mi devoción por múltiples factores, sobre todo por habernos dejado semejante Santos en el solio de los presidentes, pero ese no es el tema en este caso; el tema es que Uribe ha sido el presidente mas corajudo que ha tenido Colombia en toda su historia y sigue siéndolo, a pesar de que a veces pase por encima de la firmeza y el carácter y se asiente en la terquedad y la disputa obstinada. Pero si algo tiene Uribe es carácter, pantalones, coraje, firmeza, decisión y así lo demostró durante sus dos periodos presidenciales, pues durante más de 40 años de conflicto nadie logró poner contra las cuerdas a la guerrilla, banda o terroristas de las FARC, como el mismo los calificaba. Esto para los colombianos (no para todos y yo soy un ejemplo) borra cualquier cosa que Uribe hubiese podido hacer mal en su gobierno, pues devolvió la tranquilidad a muchas zonas del país donde se vivía como en una gran cárcel donde la guerrilla gobernaba sus alrededores. Parece que como en el caso de Venezuela, el reemplazo es peor, o como diríamos coloquialmente el remedio fue peor que la enfermedad. Al actual presidente de Colombia le falta carácter y eso se nota en muchas situaciones como la pasada alharaca del hombre del pajarito, que ha acusado a personajes de la vida nacional colombiana de asesinos, de conspiradores, que ha amenazado hasta los diálogos de paz que se llevan a cabo en la Habana y el Sr. Santos no dijo nada. Muchos dicen que es la mejor manera de llevar las cosas pues no se generan conflictos, pero otros creemos que la dignidad de todo un país no se puede dejar pisotear de nadie y menos del “payaso” de al lado. Ahora ha demostrado tener carácter otro vecino, el presidente de Ecuador Rafael Correa, quien no dejó comprometer la soberanía nacional en el reciente caso, aun no finiquitado, del ya famoso extécnico de la CIA, Edward Snowden, pues cuando se le advirtió que Ecuador podría perder las preferencias arancelarias que le otorgaba Estados Unidos a algunos de sus productos si le otorgaba asilo al fugitivo, Correa respondió que Ecuador no aceptaba presiones ni amenazas de nadie y renunció unilateral e irrevocablemente a las preferencias del ATPDEA.  Mal o buen carácter, juzgue usted.

 

Related posts:

Add a Comment