Mas alla de la noticia|Wednesday, February 21, 2018
You are here: Home » Internacionales » La divulgación de los acuerdos con las FARC aclara las cuentas a los críticos en Colombia

La divulgación de los acuerdos con las FARC aclara las cuentas a los críticos en Colombia 

La divulgación de los acuerdos con las FARC aclara las cuentas a los críticos en Colombia
El comandante Jorge Torres Victoria (i), alias "Pablo Catatumbo", lee un comunicado este 25 de septiembre, junto al segundo jefe de las FARC y líder de los delegados de la guerrilla Luciano Marín (c), alias "Iván Márquez" y al también comandante Seuxis Paucias Hernández Solarte (d), alias "Jesús Santrich", en el Palacio de Convenciones de La Habana (Cuba), donde continúan los diálogos de Paz con los representantes de las guerrillas de las FARC-EP y el gobierno colombiano. EFE

Bogotá, 25 sep (EFE).- La divulgación el miércoles de los tres preacuerdos alcanzados entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aclaró hoy las cuentas a algunos de los más férreos críticos con el proceso de paz en Colombia, que enfrenta una nueva etapa de transparencia.
Las dudas sobre qué se estaba negociando realmente en La Habana, sede de los diálogos entre las partes, han alimentado un debate público en el país desde el momento en que éstos se iniciaron, en noviembre de 2012.
En estos casi dos años, la desconfianza ante el hermetismo tras la consecución de cada punto, del que se revelaban solo los detalles esenciales, se ha combinado con determinadas “filtraciones parciales”.
Así las ha definido hoy el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, que acusa a estas grietas de originar “toda clase de malas interpretaciones y rumores”, en tanto que la guerrilla destacó en Cuba que la decisión rompe “el inútil secretismo” de los diálogos.
“Al comienzo del proceso decidimos no publicar los acuerdos para proteger el proceso, pero hemos considerado que ya el proceso ha avanzado lo suficiente como para hacer público lo que hemos acordado”, dijo el miércoles el presidente, Juan Manuel Santos.
Con la divulgación de estos textos, que contienen en total 65 páginas que desgranan lo acordado provisionalmente en cuestiones como la propiedad de la tierra, participación política y drogas ilícitas, Santos espera acallar los rumores de críticos al proceso que alegaban que en la capital cubana se trataban otros asuntos.
Fue el caso de algunos sectores militares o el partido de derechas Centro Democrático (CD), liderado por el expresidente Álvaro Uribe, que apuntaron a que en la sombra se estaba negociando una reducción importante de las Fuerzas Armadas o el modelo económico, en referencia a la propiedad de la tierra, uno de los orígenes del conflicto armado colombiano.
Hoy, sin embargo, todas esas dudas parecen haberse disipado entre el aplauso general a la medida.
La ONU, activa colaboradora de las negociaciones, se mostró confiada en que los preacuerdos ayudarán a “sembrar la confianza ciudadana” necesaria para culminar el proceso de paz con “éxito”.
Otro de los grandes grupos del país, la Iglesia Católica, pidió a través del presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Augusto Castro, que los borradores se traduzcan a “un lenguaje muy sencillo para que la gente común y corriente, los menos letrados y enterados en el asunto, puedan entender”.
En las primeras horas tras conocer los documentos, los halagos vinieron de distintas personalidades políticas como el expresidente y ahora Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, que dijo que es “la oportunidad para decir que en el proceso no hay gato encerrado”.
También lo consideraron positivo el presidente de la Comisión de Paz del Senado, Roy Barreras, que lo calificó de “buenas noticias”, o líderes políticos como Clara López, del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) o Piedad Córdoba, de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP).
Al otro lado del cuadrilátero, los críticos bajan la voz, como en el caso de las legisladoras del CD María Fernanda Cabal y Paloma Valencia.
“Celebraríamos mucho saber qué se va a revelar, ya que sabemos de las manipulaciones del Gobierno al proceso”, cuestionó Valencia, única tono discordante en la esfera pública.
Mientras el Partido Conservador anuncia que creará una comisión para estudiar a fondo los textos, el Gobierno de Santos considera que la página de las dudas ya está pasada y centra sus esfuerzos en reiterar ante la comunidad internacional que Colombia ya se está preparando para un eventual postconflicto.
Para conseguirlo aún le queda resolver el actual punto, referido a las víctimas, y el quinto y último, que aborda la dejación de armas y cese el fuego bilateral, cuyas conclusiones también se espera que se hagan públicas.

Related posts:

Add a Comment