Mas alla de la noticia|Thursday, September 20, 2018
You are here: Home » Nacionales » Puerto Rico espera que el paso de Danny y Erika evite aumento del racionamiento de agua

Puerto Rico espera que el paso de Danny y Erika evite aumento del racionamiento de agua 

Puerto Rico espera que el paso de Danny y Erika evite aumento del racionamiento de agua
Imagen satelital suministrada por la Agencia Oceanográfica y Atmosférica (NOAA) que muestra al huracán Danny convertido en el primer huracán de la temporada en la cuenca atlántica. EFE/NOAA/Solo uso editorial/Archivo

San Juan, 25 ago (EFEUSA).- Puerto Rico espera que el paso de los sistemas tropicales Danny y Erika dejen lluvia que evite la intensificación de los racionamientos provocados por una sequía que ya se cobró indirectamente una vida en un accidente provocado por el desprendimiento de una cisterna.
La isla caribeña recibe desde la madrugada de hoy lluvias que serán necesarias en grandes cantidades para evitar un nuevo posible racionamiento a la población del área metropolitana de San Juan que recibe el suministro de las presas de Carraízo y La Plata, ya en niveles de reserva crítico.
El presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Alberto Lázaro, adelantó que si el paso de Danny y Erika no deja lluvias suficiente a finales de la presente semana puede anunciarse el endurecimiento del racionamiento.
El peor de los escenarios sería implantar la Fase 4 de racionamiento en esas dos presas, lo que significa cuatro días sin servicio seguido de uno con agua, el paso previo a la Fase 5, que implicaría condicionar el servicio al agua que reciban las presas.
El informe de hoy de nivel de agua almacenada de la AAA señala que Carraízo presenta un nivel de 33 metros, lejos de los 41 que se consideran de nivel óptimo.
La Plata, por su parte, se sitúa en un nivel de 34, a gran distancia de los 51 metros que debe registrar en una situación de normalidad.
El Servicio Meteorológico de Estados Unidos prevé una jornada de lluvias en gran parte del territorio con precipitaciones de media pulgada en amplias zonas de la isla y de entre dos y cuatro donde se generen las tronadas.
El tiempo mejorará mañana hasta que a última hora del jueves llegue a la isla la tormenta tropical Erika, la quinta de la temporada de huracanes en la cuenca atlántica que se desplaza hacia el oeste a una velocidad de 20 millas por hora.
Los meteorólogos advirtieron de un posible fortalecimiento de Erika y de la posibilidad de convertirse en un huracán de categoría 1.
La falta de lluvias tiene además un faceta humana por las dificultades para la vida cotidiana de quienes se ven afectados por el racionamiento.
La AAA tiene en marcha un sistema de “oasis” consistente en grandes camiones con cisternas que se desplazan por las zonas afectadas, pero ese servicio solo palía parcialmente las necesidades de la población.
Las personas recurren a la instalación en sus hogares de cisternas que les permitan contar con suministro de agua de forma permanente.
El derrumbe de una cisterna de cerca de mil litros de agua colocada en el techo de la vivienda sobre una mujer de 45 años el pasado fin de semana en el distrito sanjuanero de Hato Rey ocasionó su fallecimiento.
El accidente es considerado por las autoridades locales la causa, aunque de forma indirecta, de la primera muerte por la sequía que sufre Puerto Rico desde hace meses y que además de los inconvenientes para la población afectada tiene ya un coste económico considerable.
El presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico, Carlos Rivera Vélez, señaló en declaraciones a Efe el pasado día 13 que el 56 % de las empresas de la isla caribeña se han visto afectadas de alguna manera en sus operaciones por los efectos de la sequía.
Rivera Vélez señaló que según una encuesta realizada sobre una muestra de 100 empresas de sus cerca de 1.100 asociados la sequía supone de media unos costes adicionales de entre 20.000 y 40.000 dólares mensuales.
Algunas de las consecuencias del racionamiento para las empresas son la reducción de horas de producción, recorte de horas de trabajo y la baja calidad de agua cuando se reinstala el servicio.
La sequía que afecta a Puerto Rico y gran parte de la región del Caribe se debe al desarrollo del fenómeno de El Niño en el océano Pacífico, que inhibe la formación de tormentas en el Atlántico.

Related posts:

Add a Comment